Su esposo se burló de los pechos de su mujer mientras cenaban y ella se vengó brillantemente

2 semanas
305 Visitas
Su esposo se burló de los pechos de su mujer mientras cenaban y ella se vengó brillantemente

Los tiempos han cambiado bastante desde que éramos niños hasta ahora que tenemos esposo o esposa. En aquella época en la que crecimos, las cosas eran muy distintas a como son hoy.

En la actualidad, los niños tienen aparatos electrónicos muy sofisticados que nosotros solo podíamos soñar tener. Pueden jugar con la tableta, el celular, la computadora y mucho más aparatos.

Sin embargo, cuando nosotros crecimos, solíamos salir al jardín a jugar con lo primero que encontráramos. Todo objeto extraño lo convertíamos en nuestro automóvil, casa, condimentos de cocina y asi por el estilo. Esto tiempos eran inolvidables, sobre todo cuando nos ensuciábamos de arriba abajo jugando.

También solíamos hacer muchas actividades físicas con nuestros amigos. Muchos d elos juegos que armábamos, requerían que corriéramos de un lado a otro. Sin duda, esos momentos han quedado bien grabados en tu memoria. Todo lo que podías hacer cuando eras pequeños y lo mucho que te divertías es algo inolvidable.

LAS COSAS VAN CAMBIANDO

Lamentablemente, a medida que vamos creciendo, las cosas van cambiando. En ese momento nos damos cuenta que no todo es como lo habíamos pensado. Al hacernos adultos, llegan las responsabilidades que nos agobian cada día. Cuando nos hacemos padres, ahora debemos sacrificar muchas de nuestras actividades para llevar el sustento al hogar. Sabemos que vale la pena el sacrificio, pero quisiéramos poder seguir teniendo tiempo para nosotros.

Cuando te haces adulto, las presiones de la vida te llenan de estrés y cansancio. Lo peor de todo es que no podemos tirar la toalla. De hacherlo, todos los que dependen de nosotros sufrirán las consecuencias. Lo que sí podemos hacer es tratar de relajarnos un poco y olvidarnos de los problemas. Eso nos ayudará a recobrar las energías que necesitamos para seguir adelante.

El día de hoy, reconociendo lo estresante que puede ser tu vida, queremos tratar de ayudarte. Por eso, te traemos una historia muy brillane que te hará reír mucho. A su vez, la risa hará que te olvides de tus problemas y te liberes del estrés. Te aseguramos que te va a encantar su desenlace y su inesperado final.

Antes de contarte la historia, debemos ubicarte en el contexto adecuado. Como sabrás, en la actualidad hay familias muy liberales, en las que hay mucha confianza. En este tipo de familia, puede surgir cualquier tipo de conversación, incluso en la presencia de niños. Eso es lo que sucede en esta historia que te hará reir hasta mas no poder.

Cierta familia estaba sentada junta en la mesa. Entonces, el hijo le pregunta a su padre algo que lo intriga mucho. Este le dice: “Papá ‘Cuántos tipos de pechos hay?”. Como esta era una familia liberal, al padre le sorprendió un poco la pregunta, pero no se cohibió de responderle.

El padre le dice a su hijo: “Bien hijo, hay tres tipos de pechos. A los 20, los pechos de las mujeres son como 2 melones, redondos y firmes. Cuando llegan a la edad de los 30 y los 40 se parecen a una pera, están algo caídos, pero todavía son bonitos. Sin embargo, cuando llegan a los 50 años, se parecen a las cebollas“.

“¿Cebollas?” pregunta su hijo confundido. El padre le responde: “Sí, cuando los ves te dan ganas de llorar“.

SE VENGA DE SU ESPOSO

Su esposa que estaba presente en la cena escuchó toda la conversación. Tanto a ella como a su hija mayor le molestó mucho su comentario. Entonces, su esposa decidió tomar venganza contra su esposo. Ahora su hija le preguntó a la madre: “Mamá ¿Cuántos tipos de penes hay?”

La madre estaba sorprendida por la pregunta de su hija, pero le sonrió y procedió a contestarle. Ella le dijo: “Mira hija, un hombre pasa por 3 etapas en toda su vida. A los 20 su miembro es como un roble, duro y grandioso. Al llegar a los 30 o 40 años, este pasa a ser como un abedul, algo flexible, pero confiable. Lamentablemente, cuando llega a los 50 se convierte en un árbol de navidad“.

“¿Árbol de navidad?” pregunta su hija. “Sí” responde la madre que añade: “Está muerto desde la raíz hasta la punta, y las bolas solo sirven para decorar“.

Está de más decir que al escuchar esta respuesta de parte de su esposa, el esposo se quedó callado junto a su hijo. La verdad es que la respuesta de esta mujer fue muy ingeniosa, le dio un golpe bajo a su esposo. Si te parece que él se lo merecía, comparte esta historia en tus redes sociales.

Comentarios